Avales y garantias

Cuando los bancos consideran que el riesgo de la financiación no es asumible -baja solvencia de la empresa- o el empresario no quiere garantizar personalmente la financiación, es el momento de incorporar líneas de avales.

Aportamos garantías adicionales a través de sociedades de garantía recíproca, obteniendo la financiación del circulante o de la inversión a través de dichas sociedades.

El coste será un poco más elevado, pero es el empresario quien debe conocer la rentabilidad de la inversión para decidir si el margen soporta el extra coste de los avales.